Rudolf Steiner

LOS DOS NIÑOS JESÚS

Por Javier Orrego C.

La Virgen de las Rocas

La Virgen de las Rocas, de Leonardo Da Vinci.

Hay muchos misterios por dilucidar en relación a la vida de Jesús. Algunas cosas son indudables. Una de ellas es que pasó por Egipto. Estuvo allí de niño, eso es seguro. Pero… ¿regresó en su juventud después de pasar su infancia en Galilea? ¿Es verdad que fue iniciado en los antiguos Misterios de la tierra de los faraones, como Moisés, como Orfeo, o como Pitágoras y Platón, entre otros?

También es posible seguir el rastro de ciertos tratos con el zoroastrismo y el budismo. Entonces, cabe hacerse la pregunta: ¿abrevan todas las grandes tradiciones espirituales de la humanidad de una misma fuente? ¿Es que hay, y ha habido a lo largo de los siglos, un “círculo interno” de iniciados que han estado tras los grandes acontecimientos espirituales que han proporcionado forma y contenido al espíritu humano? ¿Y quiénes son estos grandes “desconocidos”? No es difícil imaginar a estos celosos, fieles y devotos pontífices secretos ―filósofos y monjes de bosques y desiertos perdidos en las nieblas del misterio― preparando laboriosamente, siglo tras siglo desde tiempos antediluvianos, la encarnación del Verbo en la Tierra. Es que el advenimiento del Verbo, del Logos, fué un acontecimiento cósmico extraordinario. Habrán trabajado en ello los maestros desconocidos ―algunos encarnados, otros desde “el otro lado”―, junto a las jerarquías espirituales. El Logos Solar habrá descendido, etapa por etapa, desde las más altas cumbres del mundo divino para morar en un cuerpo humano… (más…)

Anuncios

Rudolf Steiner y la antigua sabiduría del Grial

Rudolf Steiner

Por Javier Orrego C.

Por los mismos años que Heisenberg daba a conocer el resultado de sus investigaciones, moría en Suiza Rudolf Steiner, el fundador del movimiento antroposófico. Steiner es el prototipo del hombre integral que inaugura una época. Muchos otros, junto a él, dieron forma a los distintos movimientos espirituales de fines del siglo XIX y principios del XX, que más tarde infundirían nuevos bríos a toda la cultura occidental (Blavatsky, Bessant, Gurdjieff, Ousspenski, etc.).

Sin embargo, en Steiner es posible distinguir un plus que lo pone muy por encima del resto. La concepción del mundo que emana de sus más de seis mil conferencias y sus más de setenta obras escritas da cuenta de la presencia de un tipo humano superior. La organicidad de su enseñanza, la profundidad de su saber, la vastedad de temas que abarca su visión –incluyendo todo el conocimiento científico de su época–, ilustran un mundo interno respecto del cual no puede uno dejar de pensar que a través de su figura se ha mostrado a la humanidad un camino por recorrer durante los próximos dos o tres milenios. No es difícil imaginar a los hombres cultos del siglo XL hablando de la obra steineriana tal como en la actualidad se habla, por ejemplo, del aristotelismo, reconociendo la profunda huella que el trabajo del gran filósofo griego dejó en el acontecer del pensamiento universal. En suma, el movimiento antroposófico fundado por Steiner representaría la piedra angular de un nuevo paradigma en la historia del pensar humano.

Mi libro El Evangelio de la Luz se adentra, de la mano de Steiner y de otros grandes pensadores y maestros, en el misterio de la historia cósmica del ser humano, de modo de poder contextualizar el advenimiento del Logos, del Verbo, en Palestina a comienzos de nuestra era y comprender la razón por la cual tuvo que descender al mundo un ser de la magnitud de la individualidad que hoy conocemos con el nombre de Cristo. No es posible comprender la vastedad e importancia del hecho de Cristo si no se sabe nada acerca de la historia espiritual de la Tierra. (más…)

EL MISTERIO DE LOS ROSACRUCES

Rudolf Steiner

Rudolf Steiner

Por Rudolf Steiner

Conferencia pronunciada en Berlín, el 4 de Noviembre de 1904.

Hemos hablado en otras oportunidades sobre distintos mitos cuyas imágenes contienen verdades esotéricas. Estos mitos se dieron antes a los hombres, para transmitirles, en forma de imágenes, verdades esotéricas para las cuales no estaban maduros todavía. Las imágenes se apoderaban del Cuerpo Causal, preparando así a los hombres para que comprendieran aquellas verdades de encarnaciones posteriores.

Hoy referiré una leyenda esotérica que data sólo de pocos siglos atrás, y que aún sigue viva en múltiples aspectos.

Al comienzo del siglo XV apareció en Europa una personalidad que en Oriente había sido iniciada en ciertos secretos, Christian Rosenkreutz. Antes de que terminara su encarnación de entonces, había iniciado a un pequeño grupo de personas, ─apenas más de diez─, en la materia de su propia iniciación, es decir, los había iniciado como en aquel entonces era posible iniciar a un hombre europeo. (más…)