Religión

RELIGIÓN EXTERIOR, RELIGIÓN INTERIOR

Por Javier Orrego C. (de La Vigencia del Tercer Secreto de Fátima tras la renuncia de Benedicto XVI)

Resurrección¿Qué se juega el Demonio en la encrucijada, qué se juega el hombre? Estos son temas oscuros. Unos cuantos hombres de Dios lo saben. Pero la mayoría de los seres humanos, incluso la mayoría de los sacerdotes y hombres de fe de todo el mundo, sin importar la religión que profesen, lo ignoran por completo.

La religión exterior, la de los templos de piedra y de los dogmas, la de la letra muerta de Escrituras que nunca llegan a ser comprendidas por los fieles y sus sacerdotes porque carecen de las claves para interpretarlas correctamente; esa fe, esa religión popular, exterior, superficial, es como la fe de los niños, simple y sencilla, fácil de entender y practicar, pero insubstancial y desprovista de verdadero poder en el más allá de lo que permanece oculto a la conciencia dormida de la humanidad. Las Escrituras llegan a ser así como cuentos de hadas que se cuentan unos a otros los creyentes para arrullarse en su sueño colectivo.

¿Lo sabe el Papa Ratzinger? Claro que sí. Deben haberlo sabido muchos Papas… pero no necesariamente los cardenales que fueron elegidos Papas. ¿Se entiende? Algo cambia en el hombre que se crucifica voluntariamente y comprende el misterio del sacerdocio eterno. (más…)

Anuncios

¿QUIÉN SUEÑA A QUIÉN, DIOS A LOS HOMBRES O LOS HOMBRES A DIOS?

Por Javier Orrego C.

La Creación_Miguel Ángel¿Quién sueña a quién, se preguntan los sabios hoy en día: Dios a los hombres –como han pensado y creído desde la más remota antigüedad generaciones de seres humanos– o los hombres a Dios, como parece ser que creen tantos hombres de ciencia, filósofos y pensadores ilustres del presente? ¿Es la existencia de Dios una creación de la mente humana? Esta interrogante se extiende como una mancha de petróleo por ese vasto océano de incertidumbre en que vive el hombre del presente.

¿Existe Dios? ¿Es la sola idea de un Ser Supremo únicamente un ardid de la mente humana para procurar encontrarle un sentido a su propia existencia? ¿Representa la idea de Dios sólo el miedo del hombre a morir, a la cesación del ser que representa la muerte? ¿Qué hay detrás, entonces, del cimbreante misterio de la vida? ¿Y qué detrás de las estrellas, del espacio infinito, más allá del tiempo…? (más…)

MISTERIOS ANTIGUOS Y MODERNOS

Por Javier Orrego C.

Grabado de FlammarionUna grieta en el suelo de la ciencia: el resquebrajamiento de los paradigmas

Para comprender cabalmente la misión del Cristo es necesario remontarse al origen de nuestro mundo, ya no sólo de la Tierra tal como la conocemos, sino de las encarnaciones anteriores de la Tierra. Esto que aparentemente sonará a los espíritus materialistas como un disparate no lo es tanto si se concibe que nuestro planeta, al igual que el hombre, ha debido pasar también por una evolución anterior. Es infantil creer que las cosas hayan llegado a ser como son producto del mero devenir mecánico de los acontecimientos cósmicos.

La diferencia fundamental entre la ciencia materialista moderna y la ciencia espiritual estriba en el reconocimiento o la negación de la presencia de un propósito superior detrás de los fenómenos naturales. La pregunta es: ¿es el Universo que conocemos resultado de una creación propiamente tal ─es decir, fruto de un acto volitivo de un ser superior─ o, lisa y llanamente, producto del desenvolvimiento mecánico de relaciones de causa y efecto entre un conjunto de fuerzas preexistentes que de algún modo todavía desconocido entraron en relación en el Universo material? Dicho de otro modo, ¿es posible percibir la existencia de una Inteligencia Cósmica detrás de los fenómenos inteligibles de la naturaleza? Obviamente, el modo de responder estas interrogantes determina la forma como nos enfrentamos con el misterio de la vida. (más…)