Apocalipsis

APOCALIPSIS, AHRIMAN Y KALI YUGA

Por Robert Powell y Kevin Dann  (en Revista Biosophia N°14)

Una interpretación de nuestra historia espiritual que efectúan dichos autores en su libro “CRISTO Y EL CALENDARIO MAYA, EL AÑO 2012 Y LA VENIDA DEL ANTICRISTO” y que aquí aportamos en uno de sus capítulos: “El Evangelio en las Estrellas”.

Beasts of AppocalypsisEL EVANGELIO EN LAS ESTRELLAS

Vi luego otra Bestia que surgía de la tierra y que tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como una serpiente. Ejercía todo el poderío de la primera Bestia en servicio de esta, haciendo que la Tierra y sus habitantes adorasen a la primera Bestia, cuya herida mortal había sido curada. Realizaba grandes signos, haciendo descender ante la gente Fuego del cielo; y seduciendo a los habitantes de la Tierra con los signos que le ha sido concedido obrar al servicio de la Bestia, diciendo a los habitantes de la Tierra que levanten una imagen en honor de la Bestia que, teniendo la herida de la espada, revivió. Se le concedió infundir el aliento a la imagen de la Bestia, de suerte que pudiera incluso hablar y hacer que fueran exterminados cuantos no adoraban su imagen”. (Apocalipsis 13: 11-15)

El código del Apocalipsis

Aunque raramente es considerado como tal, el Apocalipsis de Juan ―como la Cuenta Larga maya― es un calendario y un instrumento de profecía, y como la Cuenta Larga, su clarividencia cronológica proviene de su intimidad con las estrellas. En el Apocalipsis, encontramos una descripción del futuro en términos de apertura de las siete Cartas a las siete Comunidades. Esto se relaciona con nuestras actuales siete civilizaciones, siendo la nuestra actual la quinta. A continuación le siguen los siete Sellos, relacionados con las siete civilizaciones que seguirán al final de nuestras siete épocas culturales (postatlantes). Le siguen las siete Trompetas: estas representan una secuencia de siete civilizaciones aún más distantes. Al final mismo de la evolución del estado Tierra sobrevendrán las siete Copas de la Ira, llevando a la humanidad a través de siete etapas de purgación para llegar a la siguiente etapa de la evolución, denominada la “Jerusalén Celestial” en el Apocalipsis. El “reloj” que mide estos ciclos septenarios en el Apocalipsis de Juan es el mismo que interviene en el calendario Maya: la precesión de los equinoccios, provocada por la rotación de la Tierra sobre su eje, teniendo de trasfondo los cielos estrellados. (más…)

Anuncios