Todas las entradas por JavierOrregoC

Escritor chileno. Soy un filósofo del bosque, una especie de quijote amante de la sabiduría y la espiritualidad de todos los pueblos y de todos los tiempos. Escribo para entender el mundo en el que vivo.

FRAGMENTO DEL CAPÍTULO III (Personalidad – Libertad – Jerarquía) DEL LIBRO “LOS HOMBRES Y LAS RUINAS”, de JULIUS EVOLA

EvolaSi, partiendo de la humanidad, a través de la sociedad o de la colectividad de derecho natural y la nación, se avanza luego hacia el mundo político hasta la personalidad, hasta la suprapersonalidad dominadora, nos elevamos de los grados más pobres hacia intensidades cada vez más fuertes de “ser” y de valor, grados de los cuales cada uno es el fin natural del precedente. Así es preciso comprender el principio según el cual es el hombre quien constituye el fin de la sociedad, el elemento primordial, y no al contrario.

Se puede citar, a título de aplicación particular de este principio, el lugar jerárquico que se atribuye al concepto de nación si se desea darle un contenido positivo y un significado constructivo antes que revolucionario. “Nación” es un más en relación a humanidad. Afirmar el derecho de la nación haciendo valer un principio elemental y natural de diferencia para un grupo humano determinado frente a todas las formas de desintegración individualista, de mezcla internacionalista, de proletarización y, sobre todo, ante el simple mundo de las masas y de la economía, es algo positivo y legítimo. Puesta esta delimitación, casi en el sentido de un círculo protector, en lo interior es necesario sin embargo que se realicen grados ulteriores de diferenciación (…) que se materializan en un sistema de cuerpos, de disciplinas y de jerarquías, en virtud del cual de la sustancia de una nación se actualiza el Estado.  Seguir leyendo FRAGMENTO DEL CAPÍTULO III (Personalidad – Libertad – Jerarquía) DEL LIBRO “LOS HOMBRES Y LAS RUINAS”, de JULIUS EVOLA

Anuncios

UNA GUERRA CULTURAL QUE SE LLEVA A CABO DESDE HACE CUARENTA AÑOS… SIN QUE LA DERECHA SE HAYA DADO POR ENTERADA

Por Javier Orrego C.

El marxismo, el fascismo, el nazismo, el islamismo, etc., son sistemas de creencias, visiones de mundo, que buscan establecer una verdad sobre la cual construir la sociedad. Todas ellas fundan su existencia en un relato explicativo de la realidad, un metarrelato, una narración, una interpretación de los hechos históricos abordados desde determinada óptica.   

Protestas de estudiantiles en ChileLa ficción desmonta la realidad y la reconstruye a partir de componentes emocionales. Por ejemplo, narrar un asalto a un banco desde el punto de vista del ladrón hace que el espectador/lector se identifique con él, asumiendo como propio su objetivo: el espectador/lector deseará que el ladrón tenga éxito y que la policía no lo capture. Lo mismo sucede si la narración se centra en las peripecias de un asesino a sueldo contratado para matar a alguien. En rigor, la ficción consigue que individuos que habitualmente no son ladrones de bancos, ni asesinos, den vida interior a sentimientos y emociones que jamás harían propias en la vida real. Estos dos casos extremos ilustran lo que ocurre con las artes escénicas, la literatura, el cine y la televisión en la construcción de la identidad individual y colectiva de los seres humanos y de los pueblos.

La importancia de contar historias era conocida por los pueblos antiguos. A lo largo de los siglos los hombres han recurrido a la ficción y al arte en general para transmitir ideas, creencias, valores. Todo pueblo tiene una mitología detrás, un mito fundacional, una saga, una narración que da sustento a su identidad, una tradición en que se funda su propia existencia y su propio modo de ser, su psicología, su ethos particular.

Una fábula, un cuento, una poesía, una canción, una película, una novela —en suma, una historia narrada— tienen infinitamente más poder sobre la naturaleza humana que cualquier axioma científico o demostración estadística de una verdad objetiva, por evidente que esta sea. Seguir leyendo UNA GUERRA CULTURAL QUE SE LLEVA A CABO DESDE HACE CUARENTA AÑOS… SIN QUE LA DERECHA SE HAYA DADO POR ENTERADA

LA REPÚBLICA DE UŽUPIS

Por Javier Orrego C.

República de Užupis
Bandera oficial de la República de Užupis. Como curiosidad, el patrón de convertibilidad del euroužas, la moneda de la pequeña nación, es el precio de una lata de cerveza.

El 1 de abril de 1997 los residentes de un viejo barrio aledaño al centro histórico de la ciudad de Vilna, la capital de Lituania, dieron por creada una república independiente que lleva el nombre del vecindario.

El lugar, antiguo reducto de población judía, quedó prácticamente vacío luego de la Segunda Guerra Mundial, siendo ocupado durante la época soviética por grupos de población marginal, como vagabundos y prostitutas, además de artistas, escritores y toda clase de gente que gustaba de la vida bohemia.

Ese día, coincidiendo con la celebración del Día del Pescado de Abril —o Día de las Bromas o Día de los Inocentes de Abril—, sus habitantes dieron por creada la República de Užupis, con su propia bandera, moneda, autoridades políticas, constitución y hasta un ejército, con diecisiete integrantes.

Esa pequeña “nación” ostenta, al día de hoy, la que sin duda puede ser considerada como la Constitución más original del mundo. Seguir leyendo LA REPÚBLICA DE UŽUPIS

FRAGMENTO DEL DISCURSO DE JOHN GALT

(De “La Rebelión de Atlas”, Ayn Rand).

Who is John Galt?

«Tú, adorador del cero, nunca has llegado a descubrir que vivir no equivale a evitar la muerte; que alegría no es ausencia de dolor, inteligencia no es ausencia de estupidez, luz no es ausencia de oscuridad, y una entidad no es ausencia de no entidad.

«No se logra construir absteniéndose de demoler; siglos de espera en tal abstinencia no levantarán ni una sola columna que evitas demoler. No puedes decirme a mí, el constructor: “Produce, y aliméntame a cambio de que no destruyamos tu producción”. Yo te contesto en nombre de todas tus víctimas: perece en tu propio vacío. La existencia no es una negación de negativas. El mal, no el valor, es una ausencia y una negación; el mal es impotente y no tiene más poder que el que permitimos que nos extraiga. Perece, porque hemos aprendido que el cero no puede hipotecar la vida.

«Tú buscas escapar del dolor. Nosotros buscamos lograr la felicidad. Tu finalidad es evitar el castigo. La nuestra, ganar recompensas. Las amenazas no nos hacen funcionar; el miedo no nos incentiva. No deseamos evitar la muerte: deseamos vivir la vida. Seguir leyendo FRAGMENTO DEL DISCURSO DE JOHN GALT

PELARCO. Una comunidad, un pueblo… un mundo

Historia de PelarcoPese a que este año Pelarco celebra 230 años desde su fundación, es muy poco lo que saben los pelarquinos de hoy sobre la rica historia de su comuna. Entre las dificultades que encuentra quien quiera adentrarse en ese pasado escurridizo está la escasez de documentación historiográfica, así como la inexistencia de un trabajo de recopilación de material histórico que contribuya a hacerse una idea de cómo era la vida en otros tiempos arrojando luz sobre las vicisitudes que hicieron posible el surgimiento, crecimiento y consolidación de esta antigua comunidad maulina y sus alrededores. Seguir leyendo PELARCO. Una comunidad, un pueblo… un mundo

LA MADRE DE TODAS LAS BOMBAS

Por Javier Orrego C.


El nombre de la bomba arrojada por USA en Afganistán (MOAB) le hace un guiño a la historia bíblica de la destrucción de Sodoma y Gomorra. 

Bomba MOABLa bomba GBU-43/B Massive Ordenance Air Blast (M.O.A.B.), coloquialmente conocida como The Mother Of All Bombs (“Madre de todas las bombas”), es una bomba convencional de gran diámetro de detonación desarrollada por el ejército estadounidense. Rusia, en respuesta a este adelanto de su adversario, ha estado probando un aparato explosivo bautizado como Father of All Bombs (“Padre de todas las bombas”), que, afirman ellos, es cuatro veces más poderosa que la bomba MOAB, lo que, por supuesto, está por demostrarse.

Seguir leyendo LA MADRE DE TODAS LAS BOMBAS

VIDA Y MUERTE

Por Javier Orrego C.

El Árbol de la Vida
Ignacio de Ries, “El Árbol de la Vida”, 1653 (detalle).

La vida es una borrasca, un torbellino de vacíos, oquedades, miserias materiales y morales, urgencias, incertidumbres, perplejidades. No es posible detenerse. Vivir es como tirar de un carro lleno de cosas, cosas que coleccionamos, objetos, personas, propiedades, compromisos, deberes, recuerdos. El mundo obliga, exige, constriñe. No, el hombre no puede dormirse en el fragor de la lucha cotidiana por la vida. Si nos detenemos el carro nos pasa por encima. Día tras día, las páginas de la vida van pasando, y sin darnos cuenta vamos acumulando en el calendario personal semanas, meses, años. Finalmente, el fardo pesa, nos doblegamos, nos marchitamos y nos vamos tal como vinimos, desnudos, trémulos, despojados de todo.

Viejos o enfermos, al final la imagen que tenemos de nosotros mismos difiere cada vez más de la forma en que nos ven los demás. Y dejamos de ser lo que éramos o pensábamos que éramos. Y lo que nos vemos obligados a mostrarle al mundo ya no tiene nada que ver con nosotros mismos, sino con lo que queda de nosotros, el rescoldo, las cenizas. Lo demás ha servido de combustible para nuestra propia fragua.

No, el hombre no puede dormirse. Y sin embargo, se “duerme”.  Y es que con el pasar de los años el alma se llena de cicatrices. Acumulamos dolores desde el momento en que cruzamos el umbral de la vida en la Tierra.

Sí, duele vivir. Y sin embargo, ¡qué hermosa es la vida! Seguir leyendo VIDA Y MUERTE