Mes: mayo 2016

LA CONTRIBUCIÓN DEL FÚTBOL A LA CIVILIZACIÓN

Por Javier Orrego C.

El fútbol entendido como un espacio de expresión ritualizado y socialmente aceptado de la violencia física. La escenografía del fútbol, al igual que la del rugby, representa una batalla ritual civilizada. Un partido es una batalla simulada en la que nadie pierde la vida.

Orígenes del fútbolBill Shankly, el mítico entrenador del Liverpool de Inglaterra, dijo en una ocasión: “Algunos creen que el fútbol es una cuestión de vida o muerte, pero es mucho más importante que eso”. Difícil igualar semejante declaración de amor a un deporte que ha sido descrito como pasión de multitudes. En el otro extremo tenemos al escritor Jorge Luis Borges que sostenía la tesis de que “el fútbol es popular porque la estupidez es popular”. Ambas posturas, completamente antagónicas, resumen el sentir de millones de personas a lo largo y ancho del planeta.

Con toda seguridad durante las siguientes cuatro semanas buena parte de la población mundial estará pendiente de lo que ocurra en la tierra de Pelé. En este sentido, Brasil 2014 no dará respiro ni a amantes ni a detractores. Para estos últimos, la omnipresencia mundialera tendrá el mismo efecto que el humo del cigarrillo para los fumadores pasivos. Ni el más recalcitrante detractor del “deporte rey” podrá abstraerse del clima futbolero que invadirá, para bien y para mal, los espacios noticiosos en todos los medios (NOTA: Este artículo fue escrito en la previa del Mundial de Brasil 2014, pero dos años después, en la previa de la Copa América Centenario, a celebrarse en los Estados Unidos, y la Eurocopa de Francia, conserva toda su actualidad).

Pero hay una mirada que poca gente conoce respecto de este deporte. Independientemente de la opinión que cada quien tenga al respecto, el fútbol tuvo y tiene un rol transcendental en los procesos civilizatorios de las sociedades que adoptaron su práctica. Si bien es cierto que el origen de este deporte puede rastrearse en la historia de la mayoría de los pueblos, para nadie es un misterio que su práctica moderna surgió en la Inglaterra del siglo XIX. (más…)

Anuncios

RELIGIÓN EXTERIOR, RELIGIÓN INTERIOR

Por Javier Orrego C. (de La Vigencia del Tercer Secreto de Fátima tras la renuncia de Benedicto XVI)

Resurrección¿Qué se juega el Demonio en la encrucijada, qué se juega el hombre? Estos son temas oscuros. Unos cuantos hombres de Dios lo saben. Pero la mayoría de los seres humanos, incluso la mayoría de los sacerdotes y hombres de fe de todo el mundo, sin importar la religión que profesen, lo ignoran por completo.

La religión exterior, la de los templos de piedra y de los dogmas, la de la letra muerta de Escrituras que nunca llegan a ser comprendidas por los fieles y sus sacerdotes porque carecen de las claves para interpretarlas correctamente; esa fe, esa religión popular, exterior, superficial, es como la fe de los niños, simple y sencilla, fácil de entender y practicar, pero insubstancial y desprovista de verdadero poder en el más allá de lo que permanece oculto a la conciencia dormida de la humanidad. Las Escrituras llegan a ser así como cuentos de hadas que se cuentan unos a otros los creyentes para arrullarse en su sueño colectivo.

¿Lo sabe el Papa Ratzinger? Claro que sí. Deben haberlo sabido muchos Papas… pero no necesariamente los cardenales que fueron elegidos Papas. ¿Se entiende? Algo cambia en el hombre que se crucifica voluntariamente y comprende el misterio del sacerdocio eterno. (más…)

EL SER HUMANO: EL YO, EL EGO Y EL INSTINTO

Por Javier Orrego C.

ego(Este artículo se inspira en las enseñanzas de la terapeuta boliviana Hellen Conley)

¿Qué es la condición humana? Un buen punto de partida para esbozar una respuesta a esta interrogante sería la afirmación de que lo humano propiamente tal es la capacidad del hombre de adquirir conciencia de sí. Esto significa que es posible sostener que los seres humanos hemos alcanzado la condición humana en el momento mismo en que hemos sido capaces que descubrir que somos un Yo –es decir, una individualidad única e irrepetible–, viviendo en un mundo en que nos encontramos con otros Yoes.

Esta definición básica da con la esencia de aquello que nos diferencia de los animales.  Un animal puede tener un esbozo de personalidad en el sentido de tener ciertas características específicas que lo hacen distinto de otros de su especie, pero no llega jamás a pensar en sí mismo como un Yo. Esto es, por ejemplo, lo que hace a los perros tan buenas mascotas. No existe un Yo distinto del perro con su amo. Antes bien, el perro asume el Yo del amo como parte de su propia esencia. La otra parte del Yo del perro es aquella que comparte con todos los demás perros del mundo. Por eso el comportamiento de los perros es casi igual en todas las latitudes. (más…)

LOS DOS NIÑOS JESÚS

Por Javier Orrego C.

La Virgen de las Rocas

La Virgen de las Rocas, de Leonardo Da Vinci.

Hay muchos misterios por dilucidar en relación a la vida de Jesús. Algunas cosas son indudables. Una de ellas es que pasó por Egipto. Estuvo allí de niño, eso es seguro. Pero… ¿regresó en su juventud después de pasar su infancia en Galilea? ¿Es verdad que fue iniciado en los antiguos Misterios de la tierra de los faraones, como Moisés, como Orfeo, o como Pitágoras y Platón, entre otros?

También es posible seguir el rastro de ciertos tratos con el zoroastrismo y el budismo. Entonces, cabe hacerse la pregunta: ¿abrevan todas las grandes tradiciones espirituales de la humanidad de una misma fuente? ¿Es que hay, y ha habido a lo largo de los siglos, un “círculo interno” de iniciados que han estado tras los grandes acontecimientos espirituales que han proporcionado forma y contenido al espíritu humano? ¿Y quiénes son estos grandes “desconocidos”? No es difícil imaginar a estos celosos, fieles y devotos pontífices secretos ―filósofos y monjes de bosques y desiertos perdidos en las nieblas del misterio― preparando laboriosamente, siglo tras siglo desde tiempos antediluvianos, la encarnación del Verbo en la Tierra. Es que el advenimiento del Verbo, del Logos, fué un acontecimiento cósmico extraordinario. Habrán trabajado en ello los maestros desconocidos ―algunos encarnados, otros desde “el otro lado”―, junto a las jerarquías espirituales. El Logos Solar habrá descendido, etapa por etapa, desde las más altas cumbres del mundo divino para morar en un cuerpo humano… (más…)