LOS ESPECULADORES FINANCIEROS, LOS MAGOS NEGROS DE LA ECONOMÍA MUNDIAL

Por Javier Orrego C.

Especuladores financierosLa mina de oro de los dioses del dinero es la especulación. Por medio de prácticas especulativas estos oscuros personajes se roban, literalmente, la riqueza de todos los países del orbe. Un especulador no genera riqueza real, no produce empleos, ni bienes, ni beneficio alguno para la sociedad. Es un parásito. Simplemente saca provecho del trabajo ajeno y de los recursos naturales de las naciones.

Por ejemplo, a sabiendas de la tendencia al alza del precio del petróleo, un especulador puede comprar millones de barriles de crudo y guardarlos un año o dos antes de ponerlos en el mercado. La ganancia obtenida será sideral; más aún si en el camino se ha desencadenado convenientemente una crisis que incremente aún más los precios. Esto mismo ocurre con los alimentos, los bienes inmuebles, los medicamentos, las acciones bursátiles, etc. Por supuesto, no es necesario mencionar el hecho de que la mayoría de estas “crisis” son provocadas y administradas por sus lacayos, los jefes de los Estados más poderosos de la Tierra.

A estas alturas está claro que las fuerzas armadas de las grandes potencias son algo así como la “guardia suiza” de los amos del mundo, sus tropas de asalto. No es en lo absoluto un despropósito pensar en los ejércitos de las potencias como en fuerzas mercenarias puestas al servicio de los intereses de los dioses del dinero. Sólo que para el caso de las guerras que estos despiadados titiriteros se inventan con el objeto de hacerse con los recursos naturales de los países, las cuentas las pagan los propios Estados con los impuestos que les cobran a sus ciudadanos.

Lo mismo vale para las crisis bursátiles que provocan a objeto de elevar o bajar los precios según quieran comprar o vender acciones de acuerdo a sus estrategias de dominio global. El precio lo paga siempre el hombre de la calle, el hombre-masa, adormecido por el cántico de sirenas de la pseudo-cultura que lo arrulla, a la par que embrutecido por el trabajo maquinal que realiza forzado por las circunstancias de la vida.

Es el arte de birlibirloque de los amos del mundo que se han vuelto expertos en sacar las castañas del fuego con la mano del gato. En el caso de las guerras y las crisis económicas, profitan del caos a fuerza de la sangre, sudor y lágrimas que han debido derramar los pueblos del mundo para financiar su utopía mundialista. Así, esta elite de magos negros ha devenido especialista en el arte de convertir el sufrimiento ajeno en riqueza personal. Las fluctuaciones de los precios son como las olas de su mar jurisdiccional –los mercados mundiales– sobre el que navegan diestramente divirtiéndose a más no poder a costa del patrocinio del resto de la humanidad.

¿Pero quiénes y cuántos son en realidad estos “amos del mundo”? Un estudio del Instituto Mundial para la Investigación de Desarrollo Económico, de la Universidad de las Naciones Unidas (World Institute for Development Economics, of the United Nations University, UNU-WIDER), revela que el 10% de la población adulta del mundo acapara el 85% del total de la riqueza global. Eso significa que el 90% restante de la población mundial debe contentarse con repartirse sólo las migajas de la mesa. Para mayor abundancia, según el escritor y diplomático suizo Jaen Ziegler, miembro del Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, las 255 fortunas privadas más grandes del mundo suman en conjunto unos mil millones de millones de dólares, el equivalente a la renta anual acumulada de los 2.500 millones de personas más pobres del planeta.

De acuerdo con el informe anual sobre el estado de la riqueza global publicado por las Consultoras Merril Lynch & Co. y Capgemini (World Wealth Report 2011)[1], en el presente hay 10,9 millones de personas que pueden ser clasificadas como “individuos de alto patrimonio neto” (de sigla HNWI, por high net worth individuals), es decir, multimillonarios en la acepción común del término. Se supone que estos HNWI poseen un patrimonio de más de un millón de dólares en activos financieros líquidos. De esta cifra se excluye la primera residencia, los bienes consumibles más los bienes coleccionables y otros bienes de consumo duradero, dado que la idea es evaluar el total del patrimonio convertible en liquidez inmediata, es decir, dinero contante y sonante. No hace falta señalar que la riqueza efectiva de estas personas es muy superior.

Riqueza global

La pirámide de la riqueza global, diario El País (13 Oct. 2015). Enlace

El caso es que la cifra de multimillonarios arrojada por el Worl Wealth Report 2011 corresponde al 1.5% de la población mundial. Según los datos de este informe de alcance global, el patrimonio financiero de estos privilegiados llegaría a los 42.700 millones de millones de dólares (US$ 42.700.000.000.000), lo que hace un promedio de más de 3.917 millones de dólares per cápita, equivalente a la suma del PIB de las economías de los Estados Unidos, Japón, China, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, India, Rusia, España, México y Corea del Sur[2].

Pero el estudio divide a estos elegidos a su vez en dos grupos: los HNWI propiamente tal (que poseen entre de 1 y 29 millones de dólares en activos financieros netos) y los ultra-HNWI (poseedores de más de 30 millones de dólares en dinero fresco). A esta última clase pertenecen unos 103.000 individuos; es decir, algo así como el 0.0015% de la población del mundo, representando su riqueza el 36.1% del total del capital en manos de los HNWIs. La cifra resultante es de más de 15.000 millones de millones de dólares con un promedio de unos 15 mil millones per cápita.

Según la revista Forbes, el ranking de los hombres más ricos del mundo el año 2011 lo encabezó el mexicano Carlos Slim, dueño de Telecom entre otras inversiones, con una fortuna calculada de 74.000 millones de dólares. Le sigue Bill Gates con 56.000 millones. Para el 2012, la fortuna de Slim descendió a 69.000 millones de dólares, pero se mantuvo al tope de la lista, seguido de cerca por Gates, que subió a 61.000 millones. El tercero de la lista del 2012 es Warren Buffet, dueño de la multinacional Berkshire Hathaway, con 44 mil millones de dólares.

La corte de los dioses del dinero y el Círculo de la Perdición

Ilustración banquerosPor supuesto, no todos estos ultra-HNWIs pertenecen al oscuro círculo de personajes a que nos hemos referido aquí llamándolos “amos del mundo” o “dioses del dinero”. Podríamos decir que esta corte infernal es conformada por no más del 1 o el 2 % de éstos. Es decir, la cifra de los titiriteros que realmente mueven los hilos del mundo rondaría los mil o dos mil sujetos, la mayoría de los cuales son completamente desconocidos para el gran público.

Pero hemos de dar un paso más. Esta corte de soberanos en las sombras –con toda su arrogancia y prepotencia– no representa ni con mucho el último escalón de la pirámide del poder mundial. Estos hombres rinden honores a su vez –algunos inconscientemente hemos de decir– a otra clase de poderes más altos. Hay que recordar siempre que el dinero es un medio, no un fin en sí mismo. La cúspide de la pirámide es ocupada por individuos de una especie muy distinta, detentores de otra clase de poderes o majestades. Si el dinero es la sangre del mundo, el tipo de poder que representa este círculo interno de iniciados en la trastienda del poder mundial corresponde a los aspectos metafísicos del dinero. A esa reducida elite hemos decidido llamarla aquí el Círculo de la Perdición, pues sus acciones representan, en el fondo, la voluntad de truncar el progreso espiritual del ser humano sobre el escenario terrestre.

Resumamos: más allá de los ultra-HNWIs, dueños de la riqueza, está la corte de los dueños del mundo… y más allá aún, los soberanos pontífices del poder mundial, un círculo interno conformado por no más de 300 personajes que no necesitan ser multimillonarios –aunque algunos lo sean– para sentar sus reales en el trono del mundo.

Sin embargo, aún en estos círculos dentro de círculos podemos atisbar la existencia de un sancta sanctorum cuyo velo ha de ser traspasado tan sólo por una minoría de estos iniciados seleccionada cuidadosamente.

¿Qué es el dinero?

Pero para saber de qué estamos hablando aquí es necesario antes que nada adentrarnos en el reverso del dinero, en su significado profundo, dilucidando su rol en el mundo.

La primera pregunta que hemos de hacernos en este punto es: ¿qué es el dinero?

Pues bien, tanto como la sangre puede ser entendida como flujo de vida, el dinero puede ser interpretado como un flujo de energía. El dinero sería de este modo la energía que mueve al mundo circulando por las arterias y venas del planeta, el mercado global. Como toda energía, la energía del dinero está destinada a fluir. Cada vez que el flujo energético de un cuerpo o de un sistema vivo se ve obstruido, éste enferma. La energía estancada es causal de enfermedad y muerte en los organismos vivos.

Así, el dinero es vida.

Pero… ¿qué es la vida?

Según un antiguo dicho oriental, la vida es aquello que duerme en la piedra, sueña en la planta, despierta en el animal y toma consciencia de sí en el hombre. De modo que la vida representa, en cualquier escenario en que se manifieste, cierto grado de organización de la materia orientada hacia la consciencia.

¿Y qué es la consciencia?

La consciencia es la capacidad intrínseca de un ser de auto percibirse como una individualidad única e irrepetible en medio de un entorno que lo acoge. De este modo, la consciencia se alcanza cuando el ser logra expresarse en medio de otros seres afirmando su individualidad en forma de pensamientos, sentimientos y voluntad propios. En este sentido, la consciencia depende de esta capacidad de autoafirmación delimitada por la voluntad de ser de una individualidad.

De modo que el dinero reúne de alguna manera conceptos que habitualmente no asociamos a su naturaleza, como la vida, la consciencia y la voluntad de ser.

Desde que se inventó, el dinero no fue más que una herramienta que servía para intercambiar bienes y servicios permitiendo que los frutos del trabajo humano se esparzan por el mundo. Era, por tanto, un medio, no un fin en sí mismo. El impulso que le dio nacimiento entrañaba un intento por mejorar las condiciones de vida de las sociedades a objeto de hacer viable que los individuos puedan expresar al máximo su potencial individual y colectivo. Mediante el uso del dinero fue posible que las comunidades humanas dieran el salto desde la mera subsistencia a la creación de interacciones sociales y culturales cada vez más complejas y ricas en contenido y significado.

La connotación negativa que actualmente tiene el concepto tiene su raíz no en su propia esencia sino en los desvíos de la naturaleza humana. La memoria negativa asociada al dinero tiene que ver con las consecuencias en el plano de la historia de la codicia humana, que tiende a acumular algo que ha sido concebido precisamente para fluir. Desde este punto de vista hemos de comparar al dinero que fluye con una vertiente de agua limpia; la concentración de riqueza, en cambio (con la mayor parte del dinero del mundo acumulado en las cuentas de los HNWIs, así como en el haber de los bancos y consorcios privados que se reparten entre ellos el patrimonio de toda la humanidad), ha de ser asociado al agua estancada. De ahí la oscura sombra que proyecta sobre la psiquis humana el concepto del dinero en sí.

El dinero que fluye no puede menos que dar vitalidad y alegría a las sociedades humanas; en contraste, el estancado mata, adormece, aplasta la consciencia del hombre transformándolo en amo o en vasallo. No hay término medio aquí.

El poder de hacer milagros ha sido llamado siempre “magia”. La magia representa la capacidad del alma humana de transformar el mundo según la propia voluntad. Si la voluntad es noble, sana, desinteresada, sus efectos serán beneficiosos para toda la humanidad. Si por el contrario es impura, egoísta, codiciosa, las consecuencias de su objetivación sobre el mundo se volverán nocivas para todos, incluso para el mismo operador que pretende usufructuar del poder que momentáneamente ha conquistado. Es a este desvarío de las facultades anímicas humanas –resumidas en el pensamiento, el sentimiento y la voluntad del hombre poseído por su ego– al que se ha llamado desde muy antiguo “magia negra”.

Valga lo anterior para volver al título del presente capítulo y entender por qué hemos descrito en él a los especuladores financieros como los magos negros de la economía mundial.

Comerciantes fenicios

Comerciantes fenicios.

La riqueza no es mala en sí misma. No hay maldad en la riqueza. La maldad es una cualidad del alma humana rezagada que se ha quedado empantanada en una fase adolescente del desarrollo de la individualidad. En este sentido, se podría decir que la acumulación de dinero es a la riqueza lo que la masturbación a la sexualidad. Lo que hacen los dioses del dinero es masturbarse con la riqueza del planeta privándose a sí mismos y al mundo entero del más grande de todos los placeres: el amor al prójimo, la entrega de sí y el respeto por la vida y la dignidad humanas. Por eso es que la maldad y la concentración de riqueza van de la mano pues son un desvarío humano, un extravío de la razón en el laberinto del ego.

Evidentemente hay gente adinerada que usa su caudal para transformar el mundo en el que vive para el bien de toda la humanidad. De ese lado del tablero están los emprendedores que generan riqueza produciendo bienes y servicios concretos, además de empleos, cobrando y pagando lo justo por lo que dan y reciben. Muchos entre ellos lo hacen respetando, además, el medioambiente, pensando en las generaciones futuras. Contra esa clase de individuos nadie puede ni debe esgrimir reproche alguno, como no sea para ayudarlos perfeccionar su obra, para hacerla más eficiente, más justa y más humana en beneficio no sólo suyo sino de la humanidad entera. El sello de este tipo de almas es la relativa austeridad en que viven dados los recursos de que disponen, amén de su proverbial generosidad y capacidad emprendedora.

Los magos negros a que nos hemos referido aquí son los especuladores financieros, esos que crean riqueza de la nada estafando por vía legal a las sociedades que han logrado infestar. También los grandes industriales y empresarios que han hecho de la explotación de sus semejantes y de la destrucción del medioambiente su modus operandi dirigido a sacar el máximo provecho de sus inversiones. En el último tramo de esta tríada de tipos humanos nefastos tenemos al banquero insensible que hace de la usura su modo de vida.

Estos son los magos negros, los parásitos que han enfermado al mundo y lo tienen al borde del colapso. Son los lobos de Hobbes, los amos y señores del planeta, para quienes la vida y la dignidad humanas tienen menos valor que los ceros agregados a la derecha del saldo de sus cuentas bancarias.

Ya hemos visto que a su servicio están la mayor parte de los políticos y gobernantes a escala planetaria. Ellos necesitan de la riqueza de estos sujetos que se han puesto a la cabeza del rebaño humano para sentarse en el trono del mundo. Es indiscutible a este respecto que buena parte de los gobiernos de la Tierra le deben su existencia a estos amos de mundo –señores sin señorío todos ellos–, incluso aquellos que eventualmente pudieran ser considerados por el ciudadano ordinario como enemigos de todo lo que ellos representan.

Terroristas de EILa verdad es que los dioses del dinero necesitan de esos regímenes o fuerzas hostiles para acrecentar su dominio sobre el resto del planeta sobre la base del miedo que fomentan entre el público por medio del uso estratégico de los medios de comunicación y de la industria de la entretención, gran generadora de la cultura de masas que facilita el encubrimiento de sus acciones criminales. Es el caso de regímenes como los de Corea del Norte, Irak, Irán, Libia, Siria, la Cuba castrista, la URSS y hasta la Alemania de Hitler junto a tantos otros que se han ido pasando a través de los tiempos el bastón de “enemigos de la libertad y la democracia”. Es también el caso de la amenaza siempre útil del terrorismo y de los entes cuasi-satánicos al estilo de Al Qaeda, el IRA, la ETA, las FARC, Sendero Luminoso, etc. [Nota de actualización: hoy convivimos con la terrible amenaza del Estado Islámico, ex ISIS, entre otras organizaciones terroristas cada vez más violentas]

Por lo demás, la mera existencia de dichas fuerzas hostiles les sirve a estos dioses del Olimpo del dinero para acrecentar su riqueza gracias al negocio de las armas que ellos mismos controlan. Todo el complejo industrial militar, amén del tráfico ilegal de armas, necesita del miedo instalado en la psiquis de los pueblos pues la desconfianza provee la venda que cubre los ojos del ciudadano medio del mundo impidiéndole ver la realidad cara a cara. De este modo, la alienación del hombre masa le permite a los amos del mundo hacer y deshacer a su antojo en la trastienda de los acontecimientos mundiales conforme a sus planes de dominio planetario.

La disonancia cognitiva en que viven los pueblos –que le impide a la gente sumar dos más dos en la terrible ecuación del poder– es el principal escollo de la verdad con mayúsculas a este respecto. Los individuos no logran unir las partes del rompecabezas simplemente porque la imagen final les da miedo. Así de simple. La humanidad infantil esconde su cabeza bajo la almohada del confort o la simple alienación para no enfrentar al cuco oculto en el armario.

De este modo es como el dinero se transforma en poder.

¿Y qué es el poder? El poder es la capacidad de realización. ¿De realización de qué? De los propios objetivos. Así, solo hay que echar una mirada por el mundo para adivinar la agenda del poder.

©Javier Orrego C.

Cap. 5 de Los dioses del dinero (2012)


[1] Ver el World Wealth Report 2011 en el siguiente link: http://www.capgemini.com/services-and-solutions/by-industry/financial-services/solutions/wealth/worldwealthreport/

[2] Ver datos del Banco Mundial: http://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.MKTP.CD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s