LA LETANÍA CONTRA EL MIEDO

Por Javier Orrego C.

Bene GesseritHay dos fuerzas primordiales en el universo: el Amor y el Odio. Estas dos fuerzas expresan dos principios cósmicos contrapuestos, el de la afirmación y de la negación, la simpatía y la enemistad, la armonía y la lucha, la guerra, la oposición. Todo el universo está construido siguiendo la pauta de esta tensión permanente entre una y otra fuerza arquetípica. En la vida humana ambas se expresan a diferentes niveles. El hombre ordinario vive su vida poseído por estas dos fuerzas, es impotente ante ellas. Por el contrario, el “hombre despierto” es dueño y señor de su destino. Se instala en medio de la lucha proveyéndose de estas fuerzas para la sublimación de sus capacidades y la coronación de su voluntad. Esto es, para la vida superior.

Todo cuanto el amor, en sus diversos grados, despierta en el hombre es confianza, seguridad, bienestar. Por el contrario, allí donde el hombre percibe odio, animadversión, antipatía, se encienden las alarmas que señalan el peligro. El miedo se instala en el alma humana cada vez que ésta percibe el palpitar del “odio”. Allí donde el “odio” actúa hay un riesgo para la integridad humana, pues éste es siempre destructivo, nocivo, tóxico. La respuesta natural al odio es el miedo, la turbación, la desconfianza.

Sirva lo anterior como una introducción para lo siguiente. Frank Herbert, el autor de esa admirable saga de ficción llamada Dune (Duna), ha concentrado en unas pocas líneas toda una teoría acerca del valor y del miedo y su natural secuela en la vida humana. Es la Letanía contra el Miedo del ritual Bene Gesserit (la Bene Gesserit en la novela de Herbert es una antigua escuela semi mística de adiestramiento mental y físico para mujeres establecida luego de la Gran Revolución que destruyó la tecnología de los ordenadores y la inteligencia artificial).

La cito:

No conoceréis el miedo. El miedo mata la mente. El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mí y a través de mí. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allá donde haya pasado el miedo ya no habrá nada. Sólo estaré yo…

Pues bien, ¿qué es el miedo? Según el diccionario, “una perturbación angustiosa del ánimo por un peligro real o imaginario”. Y también: “Recelo de que suceda una cosa contraria a lo que se desea”.

Los seres humanos le tememos a la muerte, a la enfermedad, al vacío, al dolor, a la soledad. El miedo, la alarma que le advierte al hombre de la presencia de la fuerza destructiva, condiciona nuestras vidas. Pero el miedo ha de ser sólo eso, un detector de peligros, una alarma, una sirena. Pues si se instala en el alma, viene a convertirse en el primer y más letal instrumento de las fuerzas de oposición. Por eso se dice que el miedo “mata”, que “paraliza”, y que es el primer rival a vencer por parte del hombre que ha despertado a una vida superior. No se puede trascender el “odio” sin trascender el miedo. Quién teme morir vive su vida a merced de la muerte. Sucede lo mismo con las enfermedades, con la soledad, con el vacío…

Después del 11 de septiembre del 2001 el miedo ha cobrado en el mundo una especie de “corporeidad”. Ciertamente, siempre ha habido miedo en el mundo, inseguridad, confusión, coacción. Precisamente, el arma principal de los “dominadores”, jefes tribales, reyes, generales, conquistadores, cabecillas, revolucionarios de todas las épocas, ha sido el “terror” que han sabido inspirar en el alma del pueblo llano. El hombre sencillo es fácilmente impresionable. Hasta hace bastante poco los principales medios de que se valían los grandes señores y potentados para mantener altas concentraciones de poder eran el imperio de las armas y la propiedad de la tierra y de los medios de producción, además de la dirección de la institucionalidad religiosa que “administraba” la promesa de premios o castigos en la vida post mortem. Hoy en día el tema es más complejo. Están los medios de comunicación, internet, la industria de la entretención, los videojuegos, etc., realidades que invaden el alma de la gente, ya no sólo su espacio vital. Se ha escrito suficiente sobre el poder de la información en la sociedad del conocimiento. Desde el punto de vista de la administración del poder es más trascendente la propiedad de los medios de comunicación que la primacía militar. Sin embargo, aún así se han abierto espacios a través de los cuales puñados de hombres dispuestos a todo son capaces de poner en jaque a los otrora omnímodos dueños del mundo. Y el arma que utilizan es el “miedo”. Nubes de irracionalidad asolan el globo. Fundamentalistas, ejércitos mercenarios, turbas descontroladas, muchedumbres insurgentes que dan nacimiento y guarecen en su seno a toda clase de individuos descolgados emocionalmente de las sociedades y culturas en que viven. Y el factor común de todos estos fenómenos es el “miedo”, y tras el miedo, la intuición del peligro, de la amenaza omnipresente de las fuerzas destructivas, la desconfianza, la enemistad, la oposición, el “odio”. El odio…

El hombre vive montado en el vacío, asomado al abismo de la Nada que se yergue como pálido sumidero de almas más allá del último suspiro. Después de ti no hay nada… ―pareciera susurrar la modernidad en lo oídos de la gente―, después de ti no hay nada

La vida parece haber perdido todo sentido, como no sea para atiborrarse de cosas, de bienes materiales, de conquistas pasajeras. Pareciera que la existencia de la gente se resumiera en el instinto de poseer. Poseer, acumular, ostentar, conservar. El miedo entonces se convierte es terror a ser desposeído, despojado, privado de las “cosas” que más queremos, status, personas, cargos, dignidades, etc. Es curioso constatar como aun los más poderosos de la Tierra tienen miedo. Rodeados como están de guardias privados y sistemas de videovigilancia, y provistos además de todo tipo de armas y de herramientas tecnológicas, incluso de bunkers, entre otros recursos, tienen miedo. Y mientras más poderosos, mientras más tienen, más miedo, más “terror”. Y es que el miedo que, como ya se dijo es una alarma que advierte la presencia de la fuerza demoledora del “odio”, sólo puede ser combatido proveyéndose del recurso de la fuerza contraria, el “amor”. No de armas, no de ejércitos, no de campos minados…, sino de amor.

Sin embargo, ¿qué es el “amor”? Con demasiada frecuencia el hombre ordinario confunde el amor con el apego a las cosas, personas incluidas. Pero el amor no es eso. Todo lo que el hombre ordinario experimenta como “amor” es en realidad un remedo del amor, una copia burda, un facsímil de mala calidad.

Y es que el Amor, el verdadero (usamos mayúsculas para diferenciarlo del amor profano), es algo que no puede ser experimentado desde un estado de conciencia ordinaria, porque es algo extraordinario. Se trata, nada menos, que de una fuerza cósmica, una energía, un impulso del espíritu que busca cohesionar el universo recreando, en el microcosmos humano, la fuerza que hace posible la unidad trascendental de todo lo que existe. Por lo mismo, no hay Amor allí donde no hay libertad. No hay Amor donde no hay bondad, donde no hay verdad, sabiduría, belleza del pensar, del obrar, del querer.

Hombre sirio recoge el cuerpo de su hijo en una calle de Alepo. El odio y la muerte como fruto del miedo. Khaled Khatib (AFP)

Hombre sirio recoge el cuerpo de su hijo en una calle de Alepo. El odio y la muerte como fruto del miedo. Khaled Khatib (AFP).

No conoceréis el miedo…, guerreros, hermanos, amantes. El miedo mata la mente..., deja al hombre a merced del odio, del caos, de las fuerzas destructoras. El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total, la destrucción de la esperanza, del hombre mismo, de su mundo interno, de su alma. Es por eso que de cara al “terror” el hombre sólo puede arrostrar el miedo, encararlo, interpelarlo, como al verdadero enemigo. El enemigo no es al-Baghdadi (el líder del Estado Islámico), ni era Bin Laden ―nunca lo fue―, ni Saddam Hussein, ni Bush, ni Pinochet, ni Hitler, ni Stalin, ni ningún otro. Ellos también fueron presas del “miedo”. El verdadero enemigo es el miedo que paraliza, el miedo capaz de empujar a cualquier hombre a acometer la tarea desquiciada de construir imperios, fortalezas, señoríos más allá de su alma. El miedo que impide que los seres humanos se valgan sólo de sí mismos para enfrentarse a los peligros de la vida. El miedo que los impulsa a armarse hasta los dientes para subsistir en un mundo que ellos mismos han vuelto peligrosos. El miedo que hace ver al otro siempre como una amenaza.

Es por eso que la actitud sabia contra el miedo es dejarlo pasar, aislarlo en su inanidad. El miedo sólo tiene poder frente al miedoso, frente al que se aferra a él, al que se crucifica en él, cayendo en la ilusión que surge de los cantos de sirena de la separatividad, creyendo que lo que le ocurre al otro no le afecta, que el dolor ajeno no tiene consecuencias para su propia existencia. Por paradójico que parezca, el hombre, siendo libre en esencia, no debe jamás concebirse como un ser independiente, pues no está aislado. La soberanía del alma humana radica en su interior.

Así, el que enfrenta su miedo y lo conjura dejándolo pasar sobre sí, a través de sí, en el momento en que gira su ojo interior ―despertando con ello su conciencia dormida―, descubre que allí donde ha pasado el miedo ya no hay nada, absolutamente nada más, excepto su propia individualidad libre y consciente ―esto es, su Yo Superior―, que comprende que para vencer a la muerte, sólo hay que despojarse de todo aquello que ha de morir en él.

Tal vez, de cara al terrorismo, sólo valga aplicar el método de las Bene Gesserit: No conoceréis el miedo. El miedo mata la mente. El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mí y a través de mí. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allá donde haya pasado el miedo ya no habrá nada. Sólo estaré yo…, pues sólo ese“yo”puede ser capaz de descubrir a los otros “yoes” y construir con ellos un mundo sin miedo.

Javier Orrego C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s